lunes, 7 de abril de 2014

La empatía siendo padres

Los que me seguís hace tiempo, sabéis que una de las capacidades que más considero importantes en nuestra vida y en la de nuestros hijos, es la empatía.
La empatía es la capacidad de ponernos en el lugar del otro, de poder comprender y entender lo que los demás sienten y hasta piensan, para así poder actuar de una manera más respetuosa y consciente. 


Enseñarles a los niños desde pequeños a desarrollar la empatía es algo muy necesario para su buen crecimiento mental y emocional, y también para el crecimiento de los demás. Ya que si algo conseguimos siendo empáticos es lograr un mayor equilibrio en la relación y comunicación entre dos o más personas, y otros seres vivos. Pero en este artículo quiero hablaros sobre la empatía que deben tener una madre y un padre hacia sus hijos. 


Cada vez los padres buscamos más respuestas y nuevos métodos para resolver los problemas que encontramos en la crianza de nuestros hijos, desde ya bebés. Que si problemas con la comida, que si problemas para que duerman bien, que si dificultades en los estudios, berrinches y rabietas, problemas de conducta con otros niños, trastornos de hiperactividad... Una lista cada vez más larga. 

Intentamos solucionarlo buscando en libros, en documentales, en internet, en recomendaciones de pediatras y más especialistas, en consejos de otros padres y madres, en profesores, etc. Muchas veces incluso llegamos a buscar sin ni siquiera existir tal problema, sólo para saber qué hacer si un día llega a ocurrir. Esto está bien, ya que preocuparnos por nuestros hijos e intentar buscar soluciones a los conflictos que se vayan generando es lo normal. Pero actualmente con tanto desbordamiento de información, tan variada y contradictoria, hay que estar alerta, para no caer en las redes de la confusión, la ansiedad o el miedo, e incluso evitar que se llegue a convertir en una obsesión. Además, a veces buscando entre tantas respuestas diferentes, buscándolas normalmente en el exterior, nos olvidamos de que las soluciones pueden ser más sencillas y podemos encontrarlas más fácilmente en nuestro interior

¡Pues sí! Llevamos días o semanas estudiando y eligiendo alternativas para la crianza y educación de nuestros hijos, nos leemos libros, pasamos horas delante de los foros de internet consultando experiencias a otros padres, ¡y resulta que la solución está en nuestro interior!

Así es. No digo que sea malo de vez en cuando preguntar a padres o especialistas, leer libros o revistas, ni mucho menos. Sólo advierto sobre que no hay que recurrir a ello con cada problema que se nos presente. 

¿Por qué?

- Primero, hay que tener muy en cuenta, que cada niño o niña ¡son únicos! Por tanto, un mismo método o experiencia no va a funcionar de la misma manera con todos. E incluso dependerá también de otros factores como su educación, su entorno, su colegio, su país, etc. 

- Segundo. Si nos dejamos llevar por tanta información externa, anulamos lo más importante que poseemos como padres, nuestra intuición. En ella está la clave y con ella podemos llegar a encontrar muchas soluciones dentro de nosotros, para educar y criar a nuestros hijos con amor y confianza.

-Y tercero. Suele ser más eficaz pararse un momento a usar la empatía. Cada situación, cada niño/a, cada padre y cada madre, son diferentes. Por tanto no la podemos ni comparar ni generalizar con la de otros. Si cuando aparece un posible conflicto, como una rabieta por ejemplo, nos paramos y nos ponemos en el lugar del  niño, nacerá la comprensión del mismo, y entendiéndolo a él y a la situación, sabremos qué es lo que pasa, qué hacer y cómo actuar en ese momento. Seremos más flexibles, y con ello el niño también aprenderá a serlo.

Esa es la clave. Cuando se entiende que nuestro hijo es único e inigualable, cuando dejamos que nazca la intuición de nuestro interior, dejando que las cosas surjan y fluyan por si solas, y cuando usamos el poder de la empatía con ellos ¡todo es mucho más fácil!




Y muchas veces, no nos damos cuenta, que nuestros niños y niñas no nacen aprendidos, ni se quejan sin razones, ni patalean por que quieran hacernos pasar un mal rato. Cuando un niño duerme mal, o no quiere comer, nos requiere y llora más de lo habitual, pega a otros, le cuesta estudiar… debemos buscar la causa de ese comportamiento en particular, porque la tiene. Y ya os aviso, que no estará escrita en un libro, ni su verdadera causa ni su solución. Estará en la comprensión, la empatía y el acompañamiento de nosotros como padres hacia nuestros hijos.


¿Un ejemplo práctico?

“Tras una semana atareada de trabajo en casa y más fuera de ella, de ir de aquí para allá con los niños, de recados, de ¡no parar!, por fin llega el fin de semana, en el cual queremos descansar y desconectar. Decidimos quedar en casa el sábado. ¿Y qué nos encontramos? Nuestro hijo pequeño de 4 años no quiere ni dormir la siesta, no se quiere separar de ti, y no te deja ni un minuto para descansar tranquila/o. Empiezas a agobiarte, le pides una y mil veces que se tranquilice, que juegue él solo un rato, intentas que duerma o que se relaje viendo los dibujos. Y nada funciona, cuantas más ganas pones en que el niño te deje hacer tus cosas y se calme, más enfadado e impertinente se pone él. 
Piensas: para un día que tengo libre, con las ganas que tenía de desconectar de todo, el niño está más irritable que nunca.
Pero paras, reflexionas y analizas la situación. ¿Por qué el niño estará tan frustrado? Para responder, usamos la empatía, nos ponemos en el lugar del niño, y ahora sí comprendemos que pasa: Nosotros trabajamos un montón de tiempo durante la semana, y deseábamos que llegara el fin de semana para descansar. Pero el niño también tuvo muchos planes por la semana, colegio, extra-escolares, deberes, y apenas disfrutó de sus papás. Él también estaba deseando que llegara el fin de semana para que mamá y papá vieran los dibujos CON ÉL, les leyera un cuento, jugaran JUNTOS o le sacaran de paseo. No podemos enfadarnos con él cuando le pasa lo mismo que a nosotros. Cuando lo comprendemos, cogemos al niño y le explicamos: -Mamá y papá hoy están demasiado cansados, trabajamos mucho y necesitamos descansar. ¿Qué te parece si dormimos un ratito juntos la siesta, y luego vemos una película todos? Así cogeremos fuerzas para mañana salir a pasear”.


Nuestra información interna, en cuanto al cuidado de nuestros hijos, vale más que la externa. 

Porque sólo nosotros conocemos mejor que nadie a nuestros hijos. Por ello os invito a todos a buscar más a menudo en vuestro interior y a comprender y entender más a nuestros hijos. La relación fluirá positivamente por si sola…







1 comentario:

  1. Mi nombre es Nicole Marie, vivo en EE.UU. y la vida vale la pena vivir confortablemente para mí y mi familia ahora y realmente nunca he visto la bondad de que para mí esto tanto en mi vida, ya que soy una madre que lucha con dos hijos y tengo haya pasado por un grave problema ya que mi marido encontró un terrible accidente hace dos semanas, y los médicos indicado que él tiene que someterse a una cirugía delicada para que él sea capaz de caminar de nuevo y no podía permitirse las facturas para su cirugía después fui al banco para un préstamo y me rechazan diciendo que no tengo tarjeta de crédito, a partir de ahí me encontré a mi padre y él no era capaz de ayudarme, entonces cuando yo estaba navegando a través de yahoo respuestas me encontré con un hombre temeroso de Dios (Sr. Martínez Lexie) que ofrece préstamos a un tipo de interés asequible y he estado oyendo acerca de tantas estafas en Internet sobre todo de África, pero en este mi situación desesperada, no tenía más remedio que darle un intento debido al hecho de que la empresa es de Estados Estado de América, y, sorprendentemente, todo era como un sueño, he recibido un préstamo de $ 82,000.00 dólares y que pagamos para mi cirugía marido y gracias a Dios hoy está bien y puede caminar, mi familia está feliz y me dijo a mí mismo que voy a gritar al mundo las maravillas de este gran hombre y Dios por temor Sr. Martínez Lexie hizo por mí y mi familia; de modo que si alguno está en necesidad real y grave de un préstamo no ponerse en contacto con este hombre temeroso de Dios a través de correo electrónico: (Lexieloancompany@yahoo.com O Lexieloanfinance@hotmail.com) oa través de la página web de la empresa: http://lexieloans.bravesites.com


    ResponderEliminar