miércoles, 18 de junio de 2014

10 RINCONES ESPECIALES PARA NIÑOS. YOGA Y CREATIVIDAD

Uno de mis objetivos en mis clases es que, ¡cada clase sea única! Eso sí, siempre manteniendo el momento para el yoga físico, la relajación o meditación y la inteligencia emocional. Esas son las actividades que siempre unifico y practicamos en cada clase. Hoy os cuento algunas de las cosas que se pueden hacer en una clase de yoga, ¡y fuera de ellas! Os animo a papás y mamás, a profesores de colegios y a profesores de yoga que cojáis las ideas para llevar estos 10 rincones especiales a vuestro entorno. Podéis ir cambiándolos y sorprendiendo a los peques. ¡Les van a encantar!



El pasado viernes quise realizar una clase especial de yoga, algo más diferente que otras. La realicé con los dos grupos, el de los 4 y 5 años y el de los 6 a 12 años. Con cada grupo varió un poco, pero fue una actividad preciosa con todos.

Les creé un circuito de rincones especiales, cada uno sobre una actividad que siempre practicamos en nuestras clases de yoga. Y así por primera vez ellos fueron eligiendo su rincón, hacían lo que más les apetecía y necesitaban, iban cambiando de actividad a su ritmo, siendo totalmente libres en sus elecciones,  y respetando también las elecciones y deseos de sus compañeros. Pusieron en práctica ellos solos todo lo que habían aprendido durante el curso.

Esto conllevó a que desarrollasen su autonomía, su creatividad, su toma de decisiones, y por tanto su autoestima. Considero muy importante que dejemos más veces a los niños que jueguen libremente, sin interrupciones, de ahí nace el verdadero aprendizaje. Y esto es lo que hice, yo me convertí en observadora (los conocí un poquito más viendo a que dedicaban más tiempo y a lo que no), y en guía, cuando necesitaban mi ayuda ahí estaba yo. Pero los protagonistas fueron ellos realmente.

Clase libre y mágica.

Estos fueron los 10 rincones especiales:


1. El rincón del YOGA.

El yoga para niños es una serie de estiramientos y posturas que les ayudan a adquirir más fuerza muscular, a fortalecer su columna, a ser más flexibles, a tomar conciencia de su cuerpo, entre otros muchos beneficios físicos y mentales. En este rincón les he puesto dos colchonetas, podían estar dos niños, y les añadí una pelota, una cinta elástica de deporte, y un cojín para cada uno. Cada uno fue pasando por él para hacer sus posturas favoritas, otros se las inventaban con el material que les añadí (¡viva la creatividad!), e incluso algunos (por eso he querido que pudieran estar dos niños en el mismo rincón) practicaron alguna postura de yoga en pareja (¡viva el trabajo en equipo!).

A los más pequeños les encanta hacer yoga a través de imágenes o muñecos de animales, podéis dejárselas encima de la colchoneta y veréis como ellos los imitan haciendo las posturas. Este rincón es perfecto para hacérselo un día en el salón, en el jardín, en general en un sitio algo amplio, y le gustará más si al principio lo practica acompañado de alguien más mayor, os querrán enseñar para que las hagáis con él.


 
Este fue nuestro rincón de yoga. Mi bebé lo estrenó mientras yo preparaba la clase jiji.

La postura del bebé es una de las favoritas de los niños. Les aporta seguridad y calma.


2. El rincón de la meditación. 

También podéis llamarle el rincón del "Ahora me relajo" o "El rincón para sentirme bien". La meditación es una actividad muy necesaria para los niños, por que les ayuda a desconectar del estrés, de la ansiedad y de las muchas presiones a las que están a veces sometidos. 

Ya desde los 3 o 4 años podéis ir empezando a enseñarles la práctica, a modo de juego. Una buena manera es a través de la respiración. Enseñarles a sentarse en la postura, con las piernas cruzadas, ¡así se convierten en indios o en una flor mágica!, y que sientan como respiran, que observen su barriga, y empiecen a tomar control sobre su respiración, moviendo su barriga de forma consciente (al tomar aire crece su barriga, al soltarlo se esconde). 

Es el mejor ejercicio para trabajar la concentración y la atención, y además se relajan. El truco para que logren concentrarse está primero en que se lo contemos con detalles que llamen su atención. (Nos convertimos en un indio con plumas de colores, que respira para sentirse contento, mira como movemos nuestra barriga, parece que tenemos un globo que se hincha y se desinfla...). ¡Son niños, usar la imaginación!

Este rincón os aconsejo que lo tengáis siempre en un sitio de vuestro hogar, e incluso del aula. Por que cuando los niños aprendan a relajarse haciéndolo, y si les explicamos que cuando se sientan mal, esto les ayudará, ellos solos irán hacia el rincón cuando estén enfadados, tristes o nerviosos. ¡Y ATENCIÓN! Cuando os vean enfadados a vosotros os harán ir al rincón.... jiji

 
Necesitáis unos cojines. manta o colchoneta, en una zona tranquila, sin ruidos y con los menos estímulos posibles.
Los peques de 4 años se animaros por sí solos a convertirse en flores mágicas para calmarse.



  3. El rincón del masaje. 

Una sesión de masajes, caricias y mini-cosquillas puede ser un buen primer paso para la relajación. Con los más pequeños funciona muy bien esta actividad cuando queremos empezar a enseñarles el concepto de estar más tranquilos y relajados. 

Podéis hacerlo en cualquier sitio donde puedan tumbarse cómodos, con una colchoneta, cojines o en la cama o sofá. Y lo que más les gusta es que no sólo usen las manos, si no que les demos varios objetos variados para acariciar, como plumas, un peluche, o un trozo de tela grande.  

Es el rincón perfecto para hacérselo cuando los notéis nerviosos e inquietos, por que se calmarán tanto cuando se los deis vosotros como cuando os lo den ellos a vosotros. 

 
Cuidado con los masajes con plumas ¡se convierten en cosquillas!

También podéis hacer que los peques queden totalmente relajados mientras les movéis su cuerpo despacio.



4. El rincón de la lectura. 

Muy pocos son los niños que no tienen libros en sus casas (eso espero jeje) pero no todos tienen siempre un rincón especial, con los libros a su alcance. Yo creo que es muy importante que para que un niño encuentre interés por los libros, necesita poder verlos y cogerlos cuando él quiera, sin necesitar nuestra ayuda, y si puede ser en un ambiente diferente al de otros, que les motive a sumergirse en las aventuras de un libro. Al rincón le podéis añadir una silla especial para esa actividad, una alfombra con cojines, un puf, o incluso una pequeña tienda de campaña especial para la habitación, les encanta esconderse en ellas para leer y crear.

En la clase les he creado este rincón donde han podido ver libros de cuentos, láminas de observación, un libro sobre las emociones, etc. Para mí ha sido una sorpresa el ver que ha sido uno de los rincones favoritos y una de las actividades en las que los peques más dedicaron su tiempo. Y lo mejor es que fueron muchas las veces que entusiasmados me hacían preguntas y compartían conmigo sus opiniones.

Un consejo para este rincón, es que les tengáis cuentos especiales, adaptados a su personalidad. Es decir, con los cuentos, los niños se ven reflejados muchas veces en situaciones de personajes, que les pueden ayudar a entender y controlar su carácter y sus emociones. Hay personajes tímidos, caprichosos, miedosos, faltones, aventureros, inquietos, etc y con ellos aprenderán a mejorar su manera de ser, y a aceptarse tal y como son. Por ello os invito a que busquéis cuentos en los que vuestros pequeños se conozcan, cuentos de valores y de inteligencia emocional. Estoy trabajando en una lista de libros recomendados sobre este tema.


A los pequeños les encantaron los libros con láminas de observación y atención.

Los mayores leyeron cuentos morales de Buda, sobre los chakras, las emociones... 


5. El rincón mandala.

Los mandalas es una actividad preciosa para que los niños trabajen su creatividad, su concentración y su paz interior. Les ayuda a calmarse y por tanto a desconectar del estrés y la ansiedad. También sirve para deshacerse de los sentimientos y pensamientos negativos, pues mientras se crea o se dibuja, se dice que las emociones que nos están afectando en el momento se plasman en el mandala, desapareciendo o disminuyendo de nuestro interior. Crear mandalas es terapéutico. Por ello trabajo mucho con ellos, ya que se pueden usar de maneras muy diversas, económicas y en cualquier lugar.

En la clase les he creado dos rincones de mandalas: uno ha sido el rincón para colorear mandalas de manera individual, cada uno lo elegía y se relajaba creando el suyo. (La música de relajación de fondo es muy importante). El otro ha sido un mandala gigante en grupo, me gusta llamarlo mandala de cooperación, en el que todos tenían que usar varios materiales para ir creándolo juntos, cada uno deja su granito de arena creativo. Por ejemplo usando piedras, pajitas, tapones de colores, plumas, pompones, bolas, flores, etc. Un hermoso trabajo en equipo.


Necesitáis un espacio libre, con material diverso y colorido que les motive. Podéis hacerlos hasta en la playa o el monte.
Creando juntos el mandala cooperativo.
Coloreando mandalas
6. El rincón del arte.


El arte es otra de esas actividades terapéuticas que merece un rincón especial. Puede convertirse en un espacio donde los niños también se relajan mediante la evasión que nace de crear una obra de pintura o una manualidad. Además es una forma de aprendizaje, con la que potencian su imaginación, su creatividad, su autoestima y si les dejamos, su autonomía. También es recomendable tenerle el material y la zona de trabajo a su alcance y comodidad. Y muchas veces, es bueno no darle pautas ni ideas, si no dejar que asuman retos con un material que le aportemos, y hagan lo que les salga.

En la clase les dejé un mural con lápices y pinturas de colores, y decidimos entre todos que haríamos el mural de nuestra energía. Clases anteriores estuvimos aprendiendo un poco sobre cada uno de nuestros chakras, los centros energéticos de nuestro cuerpo. A los niños se lo explico sin meterme mucho en el tema, para no confundirles demasiado. Pero enseñarles cuales son los chakras, donde están y qué generan y causan en nuestro cuerpo es una herramienta buenísima para aumentar su auto-conocimiento, para aportarles más seguridad y autoestima ya que enseñándole que cada uno tiene que ver con una emoción y una capacidad, tomarán más control sobre su persona y su carácter. Haré un post especial sobre ello.

Así que cada uno ha participado a su gusto en el mural, coloreando los chakras, y escribiendo palabras y frases como estas: "amor" "confía en ti" "tienes que ser amable" "voluntad" "amistad" "no tengas miedo" "sé como tú eres" ¿No es precioso?

Acabando el mural de nuestra energía.

7. El rincón de la inteligencia emocional.


La inteligencia emocional es vital en la vida de los niños y adultos, ya que a través de nuestras emociones, nos comportamos y somos de una manera concreta. Por tanto, si reconocemos las emociones y las entendemos, lograremos tener más control sobre nosotros, algo que es necesario en situaciones de enfado, tristeza, ira... Así en momentos de problemas, tendremos más seguridad para enfrentarnos a ellos con más seguridad y confianza.

Esta vez en clase he creado dos rincones especiales para las emociones. Uno ha sido el rincón de los abrazos, cada vez que alguien necesitaba y le apetecía un abrazo se sentaba en el rincón y todos los que querían (no era obligatorio ir a abrazar a alguien cada vez que se sentara) iban a dárselo. El otro rincón lo llamé ¿Cómo me siento hoy?, en este rincón también tenían que sentarse cuando quisieran contar algo acerca de como se sentían hoy, algo que les preocupaba o que les había pasado. Otro niño si le apetecía iba a escucharle, y normalmente cambiaban los roles. ¿Qué os parecen las ideas?

Creo que estos rincones deberían estar siempre en casa y en las aulas, ya que todos los niños en algún momento determinado necesitan sentir el cariño de los demás, y sobretodo el hablar y el sentirse escuchado por alguien. Y al crear estos rincones, motivamos a que los niños se animen a expresarse, a comunicarse y a relacionarse con los demás. Pero lo importante, insisto, es que lo usen los niños cuando quieran, no hay que obligarles a sentarse ni a ir a abrazar o a escuchar a su compañero. Como mucho si vemos que no se dan cuenta, damos un aviso diciendo en alto que hay alguien en un rincón de las emociones. Quien quiera que vaya, si no, vas tú misma a abrazar al niño, o a escucharlo.


En el rincón de los abrazos los niños dejaban pulseras hechas por ellos para que se llevaran todos de regalo.

Después de hablar, llega el abrazo. Ver esto me emociona un montón.

8. El rincón de los disfraces.


La imaginación en los niños es muy necesaria y beneficiosa para su salud y su desarrollo. Sin duda ser creativo e imaginativo les ayudará a que de adulto tengan más posibilidades de ser felices, y de encontrar soluciones a los problemas. Por tanto, un rincón especial para disfrazarse y convertirse en todo lo que al niño se le ocurra y se proponga es otro rincón imprescindible en casa. 

De hecho, si los veis algo nerviosos es una actividad muy divertida que les entretendrá bastante rato. Yo les he puesto en una colchoneta algunas máscaras y mini-disfraces de animales y algún que otro accesorio. Me han faltado muchas cosas ya que cuando decidí hacerles esta clase no tenía a mano todo lo que me gustaría, pero recordar, que más no es mejor. Así que darles una sorpresa dejando un montón de disfraces de ellos, alguna ropa vuestra vieja, o que no uséis mucho, telas, accesorios, lo que se os ocurra, les encantará.Y si os animáis a disfrazaros con ellos, ¡mucho mejor!.




9. El rincón de la creatividad.


Este rincón tiene algunas cosas de otros rincones, como el del mandala cooperativo, el del arte o el de los disfraces. Pero aquí lo juntamos todo. Y es que lo primordial es que con objetos cotidianos, o muñecos, pinturas, etc, hagan algo nuevo. 

En la clase les he puesto muñecos de dedos, dados de colores, rotuladores y folios, letras, animales de tela... y les he dado ideas para que hicieran ellos desde cuentos e historias con los muñecos, algún dibujo con lo que había, que se inventaran nuevos usos para algunos de los objetos,etc. La cuestión era trabajar la poderosísima e importante capacidad de la CREATIVIDAD.

Para ello hay mil y una actividades que les podemos hacer en este rincón. Desde manualidades, hasta cuentos, invención de canciones y mantras, dibujos... ¡todos a crear!


Creando e inventando.
Dibujando personajes de una historia con los objetos que había.

10. El rincón de la gimnasia cerebral.


En este rincón los niños practicaron los ejercicios que les he ido enseñando estos últimos meses de la gimnasia cerebral. Son ejercicios que nos ayudan a sincronizar los dos hemisferios cerebrales, ayudando a equilibrarlos. Además añadí algunas fichas de problemas lógicos, juegos de memoria, etc.

Esta actividad es buena practicarla con los niños por que ayudan a mejorar su concentración, su atención, su memoria, su agilidad mental y hasta su intuición. A los niños les encanta los juegos de manos, os haré algún post especial si os interesa.







Por supuesto os animo a que practiquéis estas actividades con vuestros hijos a menudo, y a que os inventéis vuestros propios rincones, según las necesidades de vuestros hijos o alumnos. Espero que os hayan gustado las ideas. ¡¡A CREAR Y APRENDER!!






2 comentarios:

  1. Muchas gracias,
    es precioso...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por enseñar a todos, que es posible adaptar el yoga a los niños!

    ResponderEliminar