lunes, 24 de noviembre de 2014

¿Tienen los niños suficiente tiempo libre para ellos?

Últimamente dedico más tiempo a reflexionar sobre un tema de la infancia que cada vez preocupa más. Ya son varios los niños, alumnos míos de yoga, que me han venido a contar lo mal que se encuentran en su día a día tras apenas tener tiempo libre para ellos. Las palabras textuales de uno de ellos han sido "Sólo tengo libre el domingo, y no lo disfruto pensando que mañana ya es lunes otra vez". Me parece horrible que un niño de tan sólo 8 años ya se vea atrapado en las prisas y la ansiedad que el ritmo de la sociedad actual nos impone a todos. Es tiempo de reflexionar: ¿Estamos convirtiendo a los niños en pequeños adultos? ¿Les estamos imponiendo demasiadas responsabilidades que aun no les tocan? ¿Somos realmente conscientes de los problemas que causa el poco tiempo libre en la salud de nuestros hijos?

El día a día de un niño.

Si nos paramos por un momento a pensar, como es el día a día de un niño que va al colegio, podremos entender mejor muchos de sus conflictos y comportamientos. Pongamos a un niño de 3 años como ejemplo: (aviso que voy a generalizar, no en todos los casos será así)


Se levanta a las 7:00 de la mañana, pasa la carrera de vestirse y desayunar para entrar al colegio una media de 6 horas. De estas 6 horas, han tenido como mucho uno o dos recreos de media hora en total. Además, cada vez son más los que se quedan en el comedor. Ya son las 15:00 de la tarde, y para algunos es habitual comer con prisas por que les espera en el mismo colegio o en otro lugar una actividad extra-escolar. Es muy habitual, que al salir de esta actividad, aun vayan a otra, casi seguidas. O también algunos irán a la ludoteca unas horas, a un taller puntual, o con suerte al parque. Muchos de ellos, no han dormido una siesta y están demasiados cansados desde hace unas horas. (No sería la primera vez que los pequeños de 4 años se me queden dormidos en la colchoneta...). Y también hay que contar, que no siempre son actividades elegidas por los niños. Pongamos que por fin están en casa sobre las 18:00, tendrán un poco de tiempo libre para jugar porque son pequeños y no tienen tareas que hacer. Sin embargo para los mayores de 6 años esto no es así, nada más llegar a casa le esperan horas de deberes y estudios, para después ducharse, cenar e irse a dormir. ¿Y mañana? Más de los mismo. 


Y yo me pregunto: ¿Dónde queda el juego libre, la exploración, la creatividad, el descanso y el tiempo de calidad en familia? 

¿No os parece que el ritmo de vida que le imponemos a los niños es a veces exagerado? ¿No os recuerda a vuestro estresante día a día? Madrugar, trabajo, tareas de casa, tareas del trabajo, recados, comidas, dormir... ¿ De verdad queremos lo mismo para nuestros hijos?

Si los adultos nos quejamos de lo mal que nos sienta el poco tiempo libre que tenemos, imaginaros a los más pequeños, que necesitan moverse y jugar libremente para un sano desarrollo físico, mental e incluso, emocional. Ya no es sólo un derecho, es una necesidad.




Problemas de la escasez de tiempo libre.

Ansiedad, estrés, hiperactividad, falta de atención, problemas en los estudios, agresividad, trastornos del comportamiento, desmotivación... y una lista que cada vez es más larga, tiene mucho que ver con esta falta de tiempo libre y descanso. No basta con sacarlo un rato al parque, o ir a pasear el fin de semana, si la mayoría de los días están atrapados en prisas, órdenes y tareas que le imponemos desde el colegio o desde nuestro hogar. 

El problema es que de la lista de cosas que hace un niño, son mayoritarias las que no le gustan, las que hacen sin motivación, por ordenanza nuestra. Lo que solemos expresar como: "Esto es por tu bien" "Esto es bueno para tu futuro" o "Estas son tus obligaciones mientras seas niño". Pensemos que muchas veces el niño o niña no tiene ni voz ni voto, no les permitimos tomar la mayoría de sus decisiones, por que creemos que por su bien, como personas adultas y responsables de ellos, el poder de elección es siempre nuestro. Es aquí donde cada uno de nosotros debemos comenzar a reflexionar. 


¿De verdad creemos que la opinión de un niño no debe contar? 


No sólo es que su opinión por supuesto que cuenta, es que es necesario que dejemos a los niños elegir y tomar más decisiones, desde bien pequeños.  El tiempo libre es de cada uno de ellos, tienen derecho a escoger en qué quieren invertirlo. Esto además, es una de las bases para el correcto desarrollo de su personalidad y para una autoestima sana y fuerte. Claro que no van a poder escoger ellos sobre todas las cosas, pero seguro que podemos darles ese poder en más situaciones de las que nos creemos. ¡Nos sorprenderemos de los beneficios que ésto conllevará en su vida y en la de toda la familia!

Si acostumbramos a elegir las actividades de nuestros hijos, sus rutinas y horarios, incluso su vestimenta o las comidas, estamos posiblemente reprimiendo ciertos aspectos del carácter del niño, interfiriendo en su propio ritmo evolutivo, escondiendo su verdadero potencial y su verdadera identidad.

Si por el contrario, a un niño le damos la oportunidad de escucharlo siempre que lo necesite, si le hacemos partícipe en las decisiones de la familia y si le hacemos sentir que su opinión y sus ideas cuentan como las de todos, será un niño con más autonomía, con mayor autoestima y el vínculo familiar será más fuerte y sano. ¿No habías pensado en ello?




Los niños también necesitan desconectar.

Es importante que cada niño pueda disponer de tiempo para desconectar de las presiones y del estrés todos los días. Precisan de más tiempo para ellos, para moverse y moverse más, para jugar y crear libremente, para experimentar y descubrir por él mismo el mundo, para relajarse haciendo lo que más les gusta, en definitiva, necesitan más tiempo para ser lo que son, ¡NIÑOS!. 

Y para que ese tiempo exista, nosotros como padres debemos ofrecérselo. 

Un niño de 3 y 4 años no necesita ir a todo tipo de actividades por la semana. Pensamos que será bueno para su futuro que aprenda inglés cuanto antes, que toque algún instrumento, que haga algún deporte y que aprenda a pintar, a cocinar, a bailar y etc. Todo esto está genial pero, pensamos tanto en ofrecerle un buen futuro que nos olvidamos del niño del presente, del que ya es ahora. Olvidamos que lo que verdaderamente necesita un niño de su edad es jugar, pasar tiempo con su familia y aprender libremente siendo él mismo

Un niño más mayor ya puede decidir por él mismo que es lo que le apetece hacer. Tendrá sus aficiones más claras, y debemos respetarlas y motivarles a que realicen lo que más les apasiona. Podéis organizar juntos el horario semanal, cuidando que quede el suficiente tiempo libre para poder pasarlo en familia, dejando aparte ese tiempo sin tareas ni obligaciones. Un tiempo donde cada uno elija dedicarse a lo que le apetece de verdad. Insisto, todos necesitamos momentos para desconectar, y los niños, no son menos. 


Nuestra misión como padres.

Como padres debemos otorgarles a nuestros hijos varias posibilidades de actividades a las que dedicar sus ratos libres. Pueden ser actividades artísticas, deportes, música, contacto con la naturaleza... pero siempre debemos tener en cuenta las necesidades e intereses de nuestros hijos. He tenido niños en yoga que venían por que sus padres los apuntaron, e inmediatamente me negué a que siguieran viniendo. El niño debe estar en la actividad por decisión propia. De nada vale meterlo en una academia de inglés desde los 3 años, si el niño o niña no quiere ir. Eso sólo provocará una pérdida de interés y de motivación en esa actividad y en la propia asignatura del colegio. Es bueno aprender inglés, pero nuestra meta es buscar la manera y el momento apropiado de enseñárselo, desde la propia iniciativa del niño a aprenderlo.

Si respetamos el tiempo libre de nuestros hijos, si les aportamos varias actividades diferentes entre las que elegir para pasar su rato: leer, hacer puzzles, pintar, hacer construcciones, jugar... será menos probable que el poco tiempo libre que tengan lo malgasten en desconectar rápidamente viendo la televisión o en videojuegos. Actividades por las que si se abusan mucho de ellas, crearán una falsa desconexión, donde la imaginación, el verdadero descanso mental y el criterio se pierden.  
  



Reflexionemos...

Es una pena que la infancia se pierda mientras están sentados horas absorbiendo información de todo tipo que irán olvidando; mientras dedican más tiempo a cumplir con las obligaciones de las escuelas que a cumplir sus metas y sus sueños; mientras estudian sobre el exterior de todo lo que les rodea olvidándose de su propio interior; o mientras desconectar delante de la televisión es más habitual que desconectar mediante la naturaleza, el tiempo en familia o la lectura. ¿Algo hay que cambiar no crees?  

Por tanto... apliquemos la regla de oro: Pongámonos ahora en el lugar de cada uno de nuestros hijos. Pensemos sobre sus conflictos, los problemas habituales que surgen en su día a día. Y vamos a replantearnos si el problema puede venir de la mano de demasiadas presiones y tareas. Pensemos si tienen suficiente tiempo libre y de calidad. Quizás hay alguna actividad extra-escolar que podemos cambiar para que dediquen más tiempo a algo que les encanta hacer en casa, o en el parque. Quizás necesiten más atención nuestra en las tareas que tienen que ver con el colegio. Quizás encontréis una actividad que os gusta practicar juntos para mejorar vuestra relación, y por tanto el ambiente familiar. ¡¡Salir todo lo que podáis al aire libre!! Dejar que los niños propongan planes y participen en las decisiones familiares. Y recordar que lo más importante es que procuréis que vuestros hijos DISFRUTEN de todo lo que hacen.



Ponte en su lugar, reflexiona y ábrete a un posible cambio.  
Los niños merecen disfrutar de cada instante. Cada momento es un descubrimiento, una sonrisa, una sorpresa; no merecen lamentarse de lo poco que disfrutan del paso de los días.





1 comentario:

  1. Mi nombre es Nicole Marie, vivo en EE.UU. y la vida vale la pena vivir confortablemente para mí y mi familia ahora y realmente nunca he visto la bondad de que para mí esto tanto en mi vida, ya que soy una madre que lucha con dos hijos y tengo haya pasado por un grave problema ya que mi marido encontró un terrible accidente hace dos semanas, y los médicos indicado que él tiene que someterse a una cirugía delicada para que él sea capaz de caminar de nuevo y no podía permitirse las facturas para su cirugía después fui al banco para un préstamo y me rechazan diciendo que no tengo tarjeta de crédito, a partir de ahí me encontré a mi padre y él no era capaz de ayudarme, entonces cuando yo estaba navegando a través de yahoo respuestas me encontré con un hombre temeroso de Dios (Sr. Martínez Lexie) que ofrece préstamos a un tipo de interés asequible y he estado oyendo acerca de tantas estafas en Internet sobre todo de África, pero en este mi situación desesperada, no tenía más remedio que darle un intento debido al hecho de que la empresa es de Estados Estado de América, y, sorprendentemente, todo era como un sueño, he recibido un préstamo de $ 82,000.00 dólares y que pagamos para mi cirugía marido y gracias a Dios hoy está bien y puede caminar, mi familia está feliz y me dijo a mí mismo que voy a gritar al mundo las maravillas de este gran hombre y Dios por temor Sr. Martínez Lexie hizo por mí y mi familia; de modo que si alguno está en necesidad real y grave de un préstamo no ponerse en contacto con este hombre temeroso de Dios a través de correo electrónico: (Lexieloancompany@yahoo.com O Lexieloanfinance@hotmail.com) oa través de la página web de la empresa: http://lexieloans.bravesites.com


    ResponderEliminar