domingo, 15 de marzo de 2015

La mesa de la paz en yoga



Hace un mes por fin me decidí a incorporar en mis clases de yoga para niños "La mesa de la paz" y la verdad que estoy encantada con los resultados. Quiero compartir con vosotros mi experiencia y mostraros que crear una para vuestro hogar o aula es muy sencillo.


La mesa de la paz se utiliza como su nombre indica, para mantener la paz en el ambiente donde se encuentra, y es una gran herramienta de convivencia para resolver conflictos con los niños.


Yo en mi clase se la presenté a los niños con dos fines:


- Para relajarse: Si un niño se siente triste, si hay una actividad que no quiere hacer o se encuentra cansado, tiene opción de irse a la mesa de la paz a meditar para sentirse mejor. Esto suelen hacerlo individualmente, y es voluntario. Siempre lo es. Yo soy consciente de que ningún niño puede estar toda una clase atento a ella, y la mesa de la paz les permite centrarse de nuevo en ellos mismos, descansar unos minutos la mente para volver de nuevo con más ganas.

- Para resolver conflictos: Si dos niños se pelean entre ellos o tienen un conflicto pueden ir a la mesa de la paz a hablar entre ellos para encontrar una solución y conseguir la paz de nuevo. Lo bonito de esto es que los niños consiguen resolver el problema ellos solos, sin intervención del adulto, y ello conlleva a que adquieran herramientas de habilidades sociales e inteligencia emocional, especialmente empatía e incluso autoestima.




Para mí desde que la conozco es una herramienta esencial tanto en un aula, como en el hogar, pues los resultados son muy positivos siempre. Es una alternativa a la famosa "silla de pensar", que es todo lo contrario a la de la paz y desaconsejo totalmente. Os comparto las diferencias entre ellas en la siguiente imagen que encontré en el blog de tigriteando.


Imagen de Tigriteando

En la mesa que creé para mis clases incorporé varios elementos que tienen que ver con el yoga y la relajación. Pero vosotros podéis poner algún otro diferente. Normalmente suelen ser: una mesa pequeña con dos sillas, una campana y una flor u objeto que simbolice la paz. Estos son los que me parecen ideal para un aula donde se imparte yoga y meditación:

- Un bonsái: Es un árbol en miniatura artificial que nos sirve para tener presente la naturaleza para sentirla y observarla. En la mesa siempre se suele tener algún tipo de planta para ello, y es recomendable que sea una planta natural. Yo voy a cambiarla ahora que llega la primavera por unas flores de verdad, a las que deberemos cuidar con cariño.

- Dos figuras de Buda: Con una figura es más que necesario, yo tenía estas dos de Buda para la clase y decidí incorporar las dos para que se pudieran concentrar en sus diferencias. Como en esta mesa los niños se sientan sobre los cojines en postura de meditación, me pareció buena idea que las figuras representaran la misma postura. Pero estoy pensando en eliminar una de ellas para no saturarla.

- Un mini-jardín ZEN: Cuando pensé en él sabría que les encantaría, pues aunque sea pequeño, este tipo de jardines con arena, piedras y un rastrillo se usa para calmarse y mejorar la concentración. Así que me pareció ideal añadirle a la mesa. También tiene una vela, ya que practicamos mucho en clase la meditación observando una vela, y lo hacen mucho cuando están en la mesa. Los niños ya entienden que no deben tocarla ni mover la mesa para prevenir hacernos daño. Además también enciendo en ella el sándalo, por que les encanta observar el humo que va saliendo de él, y su olor les conecta con su calma interior.

- Una pelota sensorial: Este es el objeto que utilizamos para mantener los turnos de hablar cuando la mesa se utiliza para resolver un conflicto. El niño que expone su argumento la tiene en una mano mientras con la otra se toca su corazón, simbolizando que habla con sinceridad, y cuando acaba se la pasa al otro para que exponga su parte. Si están solos la usan mucha para experimentar su tacto con los ojos cerrados.




Mi experiencia durante este mes ha sido muy positiva. La verdad es que no suelen surgir conflictos fuertes durante la clase, pero cuando es así gracias a la mesa los niños han ido, han hablado un momento y se han vuelto a incorporar a la clase sin que yo tuviera que hacer nada. Incluso ha habido alguna situación en las que los niños van pero no por que haya habido algún problema, si no porque necesitaban contarse algo importante el uno al otro fuera del grupo, y me ha parecido una buena idea que la utilicen también para ello. 

Pero para lo que más la usan es para desconectar un ratito de la clase. Si no se sienten cómodos con una actividad o están cansados, van a a concentrarse con la vela y a remover el jardín Zen y a los 3 minutos están de vuelta y ellos mismos dicen: "Profe, ya me siento mejor, lo necesitaba".

¿No es genial? Y lo que más me gusta es que, gracias a que libremente se les permite tomarse ese tiempo en la mesa, estamos previniendo que paren una actividad o molesten a sus compañeros, por lo que la clase es mucho más tranquila.

Así que para mí ha sido un éxito, estoy muy feliz con nuestra mesa, y nos está regalando a todos momentos muy bonitos y de puro aprendizaje.

Como decimos todas las personas que usamos la mesa: 
OJALÁ HUBIERA MÁS SILLAS DE LA PAZ Y MENOS SILLAS DE PENSAR.




¿Os animáis a hacerla?

Contarme vuestras experiencias y si os ha gustado ¡compartir!



Profesora de yoga y relajación, especializada en niños y familias. 
Monitora de Nidra-yoga e instructora de Mindfulness.
Terapeuta emocional y formadora de la Pedagogía Blanca.

yaiyoga@hotmail.es / www.yaiyoga.es





12 comentarios:

  1. Me encanta la idea, muchas gracias por esta aportación, voy a buscar un lugar para ella y probarla.

    ResponderEliminar
  2. Me encantaria probarlo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Yaiza por tu gran trabajo!
    No tenia ni idea de esto y me ha parecido tan simple y tan grande a la vez.
    Ya estoy pensando en como crear una en casa, gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Yaiza por tu gran trabajo!
    No tenia ni idea de esto y me ha parecido tan simple y tan grande a la vez.
    Ya estoy pensando en como crear una en casa, gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, compartiré tu idea, que me gusta mucho, La difundiré. Namaste.
    _()_

    ResponderEliminar
  6. Que hermosa idea, estoy de acuerdo en que existan más mesas de la paz. Saludos. 😊

    ResponderEliminar
  7. Tenemos una en nuestro hogar,allí oro y medito,mi hijo tiene 7años y comprende perfectamente que es un espacio de paz, el practica solo tres mudras,armonía,sabiduría y energía.... :) cuando se siente nervioso se sienta allí y lo resuelve solo ,es una experiencia muy enriquecedora ojala más personas lo disfrutaran....

    ResponderEliminar
  8. Gracias por compartir toda esta información. La leeré con mucha atención y seguro que sacaré provecho de ella para aplicarlo a mis alumnos/as.
    Muchas gracias! Y felicidades por tu labor.

    ResponderEliminar
  9. Me encantó la idea, pero te pregunto : qué pasa con niños más grandes? por ejemplo de quinto y sexto de primaria, servirá?
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  10. Me pareció muy interesante y sencillo de poner en práctica,siempre y cuando nosotros tengamos paz y así será fácil bajarlos de su enojo;las mandalitas creativas sé que les puede ir bien y un altarsito aislado con luz y color verde, magnífico.Intentaré si funciona también con un niño de 11-12 años.Gracis por compartir tu experiencia; que Dios te bendiga

    ResponderEliminar