viernes, 23 de junio de 2017

Celebrando el solsticio de verano con niños


Para celebrar que el blog vuelve a estar en funcionamiento, y que muchas personas me habéis estado preguntado, me he decidido a escribir un post sobre qué rituales y actividades llevo a cabo tras el solsticio de verano y la noche de San Juan. Rituales que hago yo para mí, pero otros muchos que también comparto con mi familia y algunos con mis miniyoguis en mis clases. 

Para mí estes días son muy importantes. Desde pequeña los he vivido con una emoción especial, y podría decir que es la época del año donde más intención pongo en sentir esta magia para celebrar lo que me gusta llamar la fiesta del Sol. Son días de los más mágicos del año, y todavía más en mi Galicia querida. Si sabemos el simbolismo que hay detrás de cada estación del año por ejemplo, podremos coger toda esa energía para ayudarnos a impulsarnos en el momento en el que estamos y necesitamos. Es puro auto-conocimiento, propio y del mundo que nos rodea.




Antes de nada quiero recomendaros que le quitéis la connotación negativa a "ritual". Ni son cosas raras, ni espiritistas ni sectarias (jaja). Aunque para mucha gente piense esto todavía. Y "ritual" con niños, todavía puede sonar peor ¿Verdad?. Bueno, pues para nada. ¡Fuera miedos! Para mí un ritual es un acto especial con una intención de conexión y amor. De conexión y conciencia conmigo, con una creencia, con el mundo, con los elementos, con la naturaleza... Son una serie de acciones que llevamos a cabo cargadas de un simbolismo especial para honrar, celebrar, despedir, atraer, cerrar y abrir (ciclos, etapas)... en varios momentos de nuestra vida. Los rituales en realidad forman parte del hombre desde el principio, y muchos de ellos los hacéis cada año, la gran mayoría. Los cumpleaños, los bautizos, las bodas, las celebraciones de Navidad y año nuevo, las comuniones, la Semana Santa, los funerales... Incluso las hogueras de San Juan lo son. Todo eso son rituales conocidos y seguidos por muchos. ¿Y a que no tienen nada de "raro"? Según para quien, claro.

Pues hay un montón de rituales muy positivos para hacer todos, niños y adultos, para afrontar varias situaciones, en especial los cambios. De hecho, los rituales para los niños son MUY beneficiosos. Les ayudan a comprender, expresar y gestionar sus emociones en ciertas etapas de sus vidas, a empoderarles. A través de ellos encuentran el entendimiento a cosas más abstractas y sutiles que de otra manera, por mucho que les expliquemos o alentemos, sin vivenciarlo con algo más tangible y material, no lograrán integrarlo del mismo modo. Por eso en mis cursos siempre comparto esta cita de María Montessori que me encanta: 


“El niño debe elevarse hasta el plano superior del espíritu a través de cosas concretas".


Así que los rituales no faltan en mi vida. Tanto con mi hijo mayor como con mis alumnos, niños y adultos, en mis clases de yoga, ha sido increíble la de cosas bonitas que nos han aportado. Recuerdo el ritual que hicimos tras la llegada de Náyade, mi segunda hija. Antes de que naciera hice un ritual con Neyzan para despedir su etapa de hijo único, y apoyar el paso a convertirse en hermano mayor. Y lo mismo se puede hacer para despedir la lactancia materna, el chupete, el pañal, el inicio o la despedida del colegio, una mudanza, la muerte de un ser querido, el cambio de estación, o incluso juntarse en familia a cenar. Desde aquí os animo a incorporar rituales en vuestra familia. ¡Pura magia!


No hay texto alternativo automático disponible.
Nuestro mandala-espiral en honor al Sol

Al salir este post en pleno solsticio y con la noche de San Juan muy encima, no tengo fotos de todo, porque la mayoría de las cosas las haré después de escribir este post. Y avisaros de que para todo lo que os cuento a continuación, estaréis a tiempo de hacerlo antes y 3 días después a la noche de San Juan. Aunque a partir de las 00:00, durante toda la noche y la mañana siguiente, es el momento más mágico. Así que dicho esto, os cuento un poco, de manera muy sencilla, qué hacemos estos días en mi familia. No soy ninguna experta, mi objetivo es compartir lo que he ido viviendo desde niña en torno a esta celebración tan poderosa, y animaros a llevarlo a cabo si os apetece compartirlo con los vuestros.

Nuestro altar del Solsticio en el salón


Con la llegada del solsticio de verano, el día más largo del año, se celebra la fiesta del sol, el inicio del verano. En esta época el número de ritos y celebraciones durante toda la historia eran y son muchos, es una de la mayores celebraciones en todo el mundo, pues juntos en comunidad reconocemos el poder del sol. Sus días están cargados de poder, pues es la fiesta de la luz, el sol está en todo su esplendor, venciendo a la oscuridad y llegando con ello una nueva cosecha, atrayendo fertilidad, prosperidad y abundancia.

El Sol es el astro que nos permite la vida y que nos regala los frutos de la naturaleza. Y por ello son días en los que la naturaleza, el mundo vegetal, cobra una fuerza especial. Se ha comprobado que el poder curativo de las plantas medicinales estos días aumentan muchísimo, de ahí a que tenga especial importancia recolectarlos. 

Así como el invierno es época de introspección y recogimiento, de descansar, parar y cargar energía, ahora en verano es tiempo de recolectar todo lo que ha estado sembrado y dormido en invierno, y ver lo que nos ha quedado pendiente. Es tiempo para reflexionar sobre todo lo que ha ido aconteciendo, y lo que queremos que empiece ahora a dar sus frutos, teniendo la oportunidad de darle más poder y fuerza a nuestra cosecha (interior y exterior). El solsticio llega para renacer y renovarnos. Es el momento ideal para practicar meditación y así conectar con nuestro Ser interno y tomar conciencia de él, representado en muchas culturas justamente como el Sol (nuestro Ser superior).

También son unos días especiales para purificarnos, siendo la noche de San Juan el momento más conocido por todos para ello. En todo el mundo se encienden hogueras para espantar malas energías, quemar lo viejo y lo que ya no queremos en nuestra vida. Los rituales con el fuego son los que más recuerdo desde niña, ¿como todos verdad?


"Vuélvete luego hacia ti mismo; allí

en tu interior el centro encontrarás
del que dudar no puede un noble espíritu.
Ninguna norma allí echarás de menos,
que una conciencia independiente, el Sol
de tu vida realmente es. "




10 RITUALES/ACTIVIDADES PARA HACER EN FAMILIA

Todos ellos son para celebrar el inicio del verano y agradecer al Sol toda la luz y energía que nos brinda cada día. ¡El hermoso poder de la gratitud! Según la edad de los niños se profundizará más o menos. Yo al mío de 3 años, simplemente le he dicho que estos días tras el solsticio de verano es la fiesta del Sol y la aprovechamos para darle las gracias y hacerle regalos para ello, ¡para darle más fuerza! Y al mismo tiempo para juntarnos y celebrar todo lo bueno que nos aporta el verano. Si son más mayores podemos hablarles de la fuerza que tiene este momento para dejar atrás lo viejo, lo que nos hace daño y queremos eliminar de nuestra vida. 


1. Hacer manualidades y representaciones del Sol.
Es bueno empezar por este punto. Desde colorear mandalas en forma de Sol, a dibujar varios con diferentes materiales. Se trata de representar el astro y la estación a través del arte y la expresión plástica, para además añadirlos al rincón especial que tengamos. Una de las cosas que haremos ahora será una corona y un collar de Sol.



2. Crear un altar o mesa de estación del verano.
En la nuestra hemos puesto flores y algunas de las hierbas de San Juan para el baño del sábado, como las rosas, la lavanda, la hierba luisa o el romero. Es importante tener al menos una vela encendida  que represente al Sol, y podemos tenerla todo el día si queremos, para tenerlo presente, especialmente si el cielo está nublado. Hemos añadido frutos de esta época, de momento naranjas. También está nuestra piedra Amatista que transmuta y limpia el ambiente. El Sol que Neyzan ha creado para representar el verano en la mesa, con temperas y purpurina dorada. Y aparte tenemos algunas piedras, un recipiente de cristal con arena naranja y amarilla para relajarse, el cuenco tibetano con agua y el carillón de la paz colgado a un lateral para hacerlo sonar. Me gusta que los 4 elementos estén siempre en el altar. El fuego (la vela), el agua en el cuenco, el aire (a través del carrillón al moverse y sonar) y la tierra (la arena y las piedras). 





3. Hacer mandalas con flores y elementos de la naturaleza.
Podemos representar al Sol ahora con mandalas más grandes y con elementos como flores, hojas y piedras, siendo las más importantes las flores amarillas y naranjas, los tonos del Sol. Hoy lo he hecho dibujando el trazo con tiza de un Sol para que Neyzan fuera poniendo sobre el trazo las flores que hemos ido a recoger horas antes. Es un proceso precioso de ir a buscar, recolectar, quitar los tallos y poner las flores creando el mandala. Cabe decir que mi hijo no lo ha hecho todo, de hecho esta vez ha puesto muy pocas porque le apeteció más coger las tizas y pintar más soles por todo el jardín. ¡Está bien así! A mí me ha venido genial hacer la mayoría del mandala, relax total. Y esto es lo importante, respetar su interés y aprovechar nosotros el participar en la celebración igual que ellos.
Otro modo es que el mandala sea totalmente libre, dándole los materiales, o eligiéndolos ellos y ¡a crear! Mañana haremos otro para que quede al aire libre durante toda la noche y mañana del día de San Juan.








4. Hacer una hoguera.
Este ritual todos lo conocéis, se hace en muchas partes del mundo para "Dar más fuerza al Sol". Todo es cíclico, así que el fuego nos ayuda a destruir y limpiar lo viejo para dejar espacio a lo nuevo, y así, renovarnos. También a quemar nuestros temores y poder vivir desde el amor. Nosotros haremos dos hogueras aprovechando que por primera vez vivimos en el campo. Una la haremos con los peques despiertos, para que Neyzan la disfrute y pueda saltar él y hacer el mismo ritual que nosotros adaptados. La otra la haremos su padre y yo a las 00:00, (esa es la idea claro), ya que es el momento más mágico para ello. Pero a ver si los astros se alinean para que ambos duerman el rato largo que queremos jaja.

Primero si nos da tiempo queremos pasar por el río, para bañarnos y limpiar emociones estancadas y bloqueos. Y al llegar y hacer la hoguera daremos 3 vueltas alrededor del fuego en sentido contrario a las agujas del reloj. Es un ritual de purificación. Si Neyzan quiere también haremos el ritual de los 9 saltos diciendo esta frase: "Que salga lo malo, que entre lo bueno". Supongo que acabará saltando en brazos o a caballito del padre jaja. Igual que yo con la bebé. Aunque la hoguera con él será muy pequeñita, es posible que tenga miedo a saltar él solo, así que más seguro saltar con un adulto (y más divertido). Pero es muy bueno hacerlo con los peques aunque sea en nuestros brazos, o porteo. Según la comunidad el número de saltos varía, ojo, al igual que la frase. Lo que vosotros sintáis.

El otro ritual que haremos todos en el fuego será apuntar 3 cosas de las cuales queremos desprendernos (una enfermedad, un problema, una emoción...) y quemarlas en el fuego. Por otro lado, apuntaremos 3 cosas que queremos atraer a nuestra vida a partir de ese momento, lo doblaremos 2 veces, y lo dejaremos en un sitio oscuro junto a una hoja de laurel. Yo cada año que lo hago lo llevo en mi cartera, en una parte interior que nunca abro, y al año siguiente, la quemo. Con niños pequeños podemos hacer lo mismo, si no saben escribir, pueden hacer un dibujo. Este ritual lo hago en mis clases de yoga con los niños a partir de 7 años, y es tan mágico... Es una oportunidad para soltar y atraer.

Por último se pueden quemar objetos que ya no queramos y simbolicen algo de lo cual queramos librarnos, como los apuntes tras el año de estudio, quemando con ellos esa ansiedad. Ropa, fotografías...

¿Qué más rituales conocéis para la hoguera?


5. El agua de San Juan. Pociones con niños.
Otro muy conocido. De noche, a la luz de la luna, sobre un recipiente grande preferiblemente de cristal, barro o porcelana, dejaremos agua (mejor de manantial) con sal marina gruesa y le añadiremos las plantas mágicas de San Juan, al mismo tiempo que los amuletos y cristales que queramos limpiar y cargar. Es importante dejarla fuera porque es necesario que se moje del rocío especial de esa mañana, a la cual se le atribuyen muchas propiedades y beneficios, igual que la fuerza de la luna. En una botella de cristal guardaremos esa agua para todo el año, con la que podremos lavar energéticamente nuestro hogar, en especial puertas, suelos y ventanas. El agua no se puede beber por los "residuos" de los metales y piedras que habrán quedado en ella. Las hierbas podremos dejarlas a secar y guardarlos para lo mismo, para ahuyentar y limpiar malas energías.
Los collares de ámbar de mis hijos irán directitos a este ritual :)

Ah! Y a los niños les podemos hacer partícipes dejándoles sus propios utensilios y plantas para que ellos mismos preparen pociones mágicas con las que se animarán más a lavarse al día siguiente, podrán jugar y llenarse de sus beneficios, e incluso dejarles que metan algunos de sus amuletos u objetos favoritos, o crear nuevos amuletos con piedras.


6. El lavado de hierbas de San Juan.
Lo mismo que expliqué arriba pero para darnos un baño al despertar. Dejaremos una tina o un recipiente grande fuera, con la sal y las plantas. Por la mañana podemos añadir esta tina a la bañera por ejemplo y bañarnos en ella así, directamente. ¡Estará congelada pero que bien sienta! Al final seguramente sea yo la única valiente que se bañe al completo. Podéis aunque sea lavaros la cara, la cabeza, la nuca, los pies. Invitar a los peques a hacerlo aunque sea en algunas partes de su cuerpo. ¡Es agua mágica! A este baño se le atribuye lo mismo que saltar la hoguera, purificación y protección para todo el año siguiente. Si le añadís los pétalos de rosa también es un ritual de belleza para la piel. Se dice que las plantas elegidas limpian la piel y el alma. ¡Me encanta! 

Con lo de las plantas me lío un poco porque según a quien le preguntes te dirá unas hierbas u otras. Según que zona de Galicia varían. Mañana las iremos a recoger por la mañana, y se habla de 7 plantas mágicas nacidas entre la primavera y el verano, que nos ofrecerán unos aromas riquísimos y su mezcla nos llevarán a aportarán sanación, limpieza y protección. Yo tengo apuntadas las siguientes:

LA SALVIA
LA HIEDRA TERRESTRE
EL HIPÉRICO (La hierba de San Juan)
LA ARTEMISA
LA MILENRAMA
EL RUSCO
EL CRISANTEMO DE LOS PRADOS 
LA HIERBALUISA

Aparte también se usan mucho:

EL ROMERO
LA ROSA (Sus pétalos)
FIEITO O HELECHO (FENTO) MACHO
MALVA
FIUNCHO O HINOJO
XESTA O RETAMA
MENTA SILVESTRE

Os comparto uno de los links donde podéis ver las 7 plantas con sus fotos, para que los peques os ayuden a buscarlas:

http://tarotdelazarina.blogspot.com.es/2012/06/siete-plantas-sagradas-de-la-magica.html

Yo llevo unas fotos en el móvil y salimos a buscarlas con mi hijo, enseñándolas y animándole a participar. 


7. Coronas de flores y hojas.
Esta actividad les encanta. La idea es también recolectar nosotros mismos el material fresco y hacerlas para tener en la noche de San Juan, bailar con ellas y podemos o bien quemarlas en la hoguera esa noche o meterlas en el agua con las plantas y guardarlo de recuerdo/amuleto.


8. Hacer yoga y bailar para honrar al Sol.
No puede faltar el yoga y nuestro querido Saludo al Sol por las mañanas. Es lo primero que estamos haciendo estos días, y al mediodía, cuando calentó un poco más fuera, salimos al Sol a hacerlo de nuevo, a regalarle asanas, danzas y bailes. Es nuestra manera de agradecerle al mismo tiempo que él nos da su energía y luz.


9. Juegos de luz.
Nosotros esta noche jugaremos con bengalas, con glowsticks, con linternas y con velas para crear formas en el aire y mandalas. Con las velas podemos hacer un círculo grande, o una espiral y bailar dentro o alrededor. También podemos hacerlo con glowsticks o incluso añadirlos a los utensilios que usemos en las pociones para hacer que brillen y sean más mágicas. Seguro que con la luz se os ocurren un montón de ideas más.

10. Atención plena con el Sol.
Este ejercicio lo hago siempre, desde hace años. La luz del Sol es única, y nos conecta con sus energías de altas vibraciones. El estrés, el miedo o la tristeza son emociones de baja vibración. Cuando necesitemos subir nuestros niveles de energía/vibración, ayudaros del sol. Salir afuera y dándoos el sol en la piel, cerrar los ojos y sentir como nos llenamos de ese calor y energía. En tan solo dos minutos podemos sentir cambios. También la podemos hacer visualizando el sol y su luz.
Lo hago mucho con mi hijo, cuando está triste o enfadado, o simplemente cuando queramos sentir la alegría y optimismo del sol, hacemos esta técnica y luego ¡gracias sol!

11. Cuentos, historias y canciones.
Podemos preparar varias historias y cuentos que hablen de esta temática para explicarles sobre el verano, el Solsticio, el poder de la luz, las plantas medicinales, la historia de san juan... Me gustaría recomendaros algunos pero no me da tiempo ya a explicaros más. De la pedagogía Waldorf los hay muy bonitos sobre esta estación. ¡Si sabéis de alguno compartirlo en un comentario!



¡Y hasta aquí el post! Espero que os haya gustado, que lo disfrutéis y viváis unos días y una noche realmente mágica y especial en familia.



Un abrazo gigante




YAIZA LORENZO

Mamá. Profesora de yoga y relajación, especializada en niños y familias. 
Monitora de Nidra-yoga e instructora de Mindfulness.
Terapeuta emocional y formadora de la Pedagogía Blanca.

yaiyoga@hotmail.es / www.yaiyoga.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario