lunes, 1 de octubre de 2018

Aprende a enseñar mindfulness a los niños ¡CON SORTEO!


Hoy estoy encantada de retomar el blog, ¡por fin! y muchas cosas más, de la mano de una gran maestra y persona, con un tema muy interesante y necesario sobre el mindfulness con niños, para que comprendamos porqué es tan útil esta práctica a la hora de ayudar a niños (y adultos) a reconocer y validar nuestro amplio e intenso mundo emocional. 
Pero además, queremos celebrar dos cosas con este NUEVO post:

1. Que retomo el blog después de tanto tiempo.
2. Que Victoria de Cocotips, junto con mi querido María Carballo (a escola dos sentimentos), estarán de octubre a enero en Espacio Yaiyoga (Vigo), impartiendo una formación de MINDFULNESS PARA NIÑOS, para educadoras, familias, terapeutas, adultos que quieran abrirse a esta práctica... 


Y para celebrarlo, os traemos varias noticias importantes sobre esta formación y, 
¡¡¡un sorteo de una plaza
 GRATUITA para el primer módulo!!!





Os dejo mientras tanto con el artículo que ha escrito Victoria Martín-Moreno, creadora de Coco Tips, experta en mindfulness:


MINDFULNESS, EMOCIONES Y NIÑOS

En muchas ocasiones la motivación que nos lleva a querer que los niños aprendan mindfulness es que aprendan a gestionar mejor sus emociones.

 En este artículo quiero exponer desde mi experiencia, el proceso que implica este logro, especialmente para que los adultos puedan saber que no es algo que se logra en unas pocas sesiones, sino que es un proceso.


Cuando enseñamos minfdulness a los niños, comenzamos realizando juegos que requieren la atención del niño y la mantienen por un tiempo de manera que refuerzan su capacidad de dirigir la atención conscientemente, a su vez se van familiarizando con la sensación de la respiración en su cuerpo y con el resto de sensaciones corporales (escaneo corporal) … De esta manera el niño va adquiriendo mayor capacidad de sentir las emociones en su cuerpo. Si además ha realizado prácticas de amabilidad, tiene más facilidad para poder permanecer atento cuando experimenta emociones difíciles como pueden ser la inquietud, el enfado o el miedo, en lugar de dejarse llevar por esas emociones perdiendo el control de sus actos o en lugar de suprimirlas.

La gestión de la emociones difíciles basada en la plena consciencia o mindfulness es un proceso que se va construyendo poco a poco. Nosotros como adultos tratando de vivir con plena consciencia, estamos viviendo también este proceso, cada uno en su lugar, y continuamente aparecen nuevos desafíos en nuestras vidas que nos dan la posibilidad de experimentar nuevamente cómo permanecer atentos al momento presente cuando éste se despliega de una manera que es dolorosa o difícil de experimentar. De la misma manera los niños van a aprender poco a poco y cualquier oportunidad es buena para que sigan aprendiendo el mecanismo.



Cuando esta práctica es nuestra forma de vivir es mucho más fácil acompañar al niño, porque las emociones difíciles se presentan en cualquier momento, no durante una clase de mindfulness, y es en esos momentos en los que vamos a poner a prueba nuestra propia práctica y comprensión de la gestión emocional basada en mindfulness para guiar al niño. Aparte de que se trata de permanecer consciente a lo que está ocurriendo en el momento presente, no hay directrices concretas que funcionen en todos los casos. Cada caso es diferente. Nuestra mejor herramienta es estar nosotros presentes y conscientes para poder “leer” lo que el niño necesita y guiarle. También permanecer conscientes a los resultados de nuestras decisiones para aprender de lo que ha funcionado para que el niño se haya podido regular desde la plena consciencia y lo que no nos ha funcionado y preferimos descartar.



Pero la atención plena a las emociones no se emplea solo cuando las emociones son difíciles de experimentar. También es necesario acompañar al niño a darse cuenta de las emociones agradables que experimenta a lo largo del día. Nuestros cerebros, en su misión de protegernos del peligro o las amenazas, no están programados para fijas las emociones agradables como la satisfacción o la gratitud, tanto como las emociones como la ira o el miedo, y de ahí la importancia de traer consciencia a esos momentos en los que nos sentimos bien y con nuestras necesidades satisfechas, creando nuevos patrones que giran nuestra percepción hacia lo que si tenemos en lugar de a lo que nos falta. Como dice Jon Kabat Zinn, creador del Programa de Reducción del Estrés basado en Mindfulness, “Siempre y cuando estés respirando, hay más cosas que van bien en ti qué cosas que van mal, sean cuales sean las dificultades a las que te estás enfrentando”.












Otro punto importante en la gestión emocional es darnos cuenta que cuando experimentamos emociones agradables sentimos apego y cuando experimentamos emociones difíciles sentimos aversión. Estos dos mecanismos, apego y aversión, hacen que difícilmente nos sintamos plenos, porque siempre hay algo en el momento presente que necesita ser modificado: expulsar lo desagradable o aferrarse a lo agradable. Los niños pueden comprender esto desde pequeños y entender que en la vida ocurren cosas constantemente que están fuera de nuestro control. Si basamos nuestra felicidad en que todo sea como nosotros queramos, tenemos todas las de perder. Esta comprensión es un apoyo enorme para la gestión emocional de cualquier tipo.

Quiero resaltar también la importancia crucial de las prácticas de amabilidad a la hora de crear un terreno en el que luego será más sencillo gestionar nuestras emociones. En mi experiencia, las distintas técnicas de mindfulness son como un puzzle en el que todas las fichas están conectadas (respiración, escaneo corporal, atención a los pensamientos…) Y en el caso de la gestión emocional basada en mindfulness, las prácticas de amabilidad son muy importantes. No solo porque nos ayudan a abrirnos a la experiencia presente de una emoción difícil sino porque la práctica continuada de amabilidad hacia uno mismo y hacia los demás influye en la generación o no de emociones difíciles como el enfado, la envidia, los celos…Las prácticas de amabilidad hacia nosotros mismos hacen que tengamos una mejor autoestima y esto genera menos de estas emociones o que sean menos intensas. Igualmente las práctica de amabilidad hacia los demás nos entrenan a que nos importe genuinamente la felicidad de los demás y esto igualmente crea una tendencia hacia la comprensión y la compasión que disminuye el surgimiento de emociones difíciles.



Por último añadir que uno de los impactos que tiene la práctica del mindfulness en nuestras vidas es que al permitirnos parar y observar las cosas tal como son, sin juzgarlas, tenemos la oportunidad de comprender más cómo funcionan. Cuando observas cómo funciona la vida, comprendes leyes que subyacen a ella, como la impermanencia (todo cambia, nada se mantiene igual), la interdependencia (todo está conectado), la ley de causa y efecto (todas las acciones tienes consecuencias) o el hecho de cada uno percibe una realidad diferente, entre otras. Todo esto son comprensiones que ayudan nuevamente a la gestión emocional. Porque cuando has reflexionado y observado por ejemplo acerca de que todo lo que empieza se termina en algún momento, cuando alguien muere o cuando algo que te gusta se acaba, esa comprensión es un regulador emocional en sí mismo. La emoción de tristeza aparecerá y es perfecto que así sea, pero quizás otra gran cantidad de peso que añadimos a esa tristeza natural y compasiva disminuye y el proceso es más sencillo de vivir.

Sería una revolución que los niños pudieran estar en contacto con estas leyes de la vida desde pequeños, lo cual les evitaría mucho sufrimiento a ellos y a la sociedad que ellos construyan.


Cuando acudimos a mindfulness con el anhelo de aportar una herramienta de gestión emocional a los niños, es importante tener en cuenta, que a diferencia de cómo funciona la sociedad en los tiempos actuales, esto no es algo que se logra inmediatamente y sin esfuerzo.



MÁS INFORMACIÓN DEL CURSO AQUÍ


¿Cómo participo en el sorteo?


Para participar en el sorteo debes:

  • EN EL BLOG: Dejar un comentario en esta entrada con tu nombre completo, tu correo electrónico y contarnos porqué te apetece hacer la formación. ¿Qué crees que puede aportar a tu día a día?
  • EN EL FACEBOOK:
  1. Ser o hacerte fan del facebook Yaiyoga y Coco Tips, dándole a “Me gusta” de la página. 
  2. Mencionar (etiquetar) a 3 amig@s a los que les pueda interesar el curso.
  3. Compartir el enlace del sorteo en tu muro PÚBLICAMENTE.
*Podréis participar en el sorteo hasta el domingo 7 de octubre a las 16:00.
*Ese día a las 22:00, Victoria hará un directo hablando sobre la formación y el mindfulness infantil, un encuentro en el que aprovechar para hacerle preguntas y en el que, se hará el sorteo de la plaza en directo.


CONDICIONES

*El curso al ser presencial es para la gente que pueda y esté dispuesta a desplazarse al lugar donde se imparte. Si vas a participar en el sorteo, que sea sabiendo ya que tienes el fin de semana libre para asistir al curso completo y que tienes posibilidades.

El ganador/a del sorteo deberá comunicarse el lunes 8 conmigo para confirmar su plaza y su asistencia.
Si no me contacta en 24 horas, se repetirá de nuevo el sorteo de esa plaza.


¡¡Mucha suerte a tod@s!!






7 comentarios:

  1. Hola! Me encantaría realizar esta formación porque me apasiona la meditación mindfulness y creo que sería muy útil conocer algunas herramientas para ayudar a los más peques a conocer este método. Mi nombre es Paula Garabal y mi mail paulagarabalmontes@hotmail.com Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, soy Andrea Quintas Pérez. Me gustaría formarme en este tema como madre de 2 niñas de 4y6 años y así poder aplicar lo que aprenda con ellas. Gracias!!
    Mi email es andreaquintasperez@gmail.com

    ResponderEliminar
  3. Hola,soy Marisol. Me encantaría hacer esta formación para seguir aprendiendo herramientas positivas con las que compartir con los niñ@s en mis talleres de yoga. Mi nombre completo es Marisol Calviño Faílde y mi correo mc_failde@yahoo.es. Gracias por esta magnífica oportunidad:)Feliz día!

    ResponderEliminar
  4. Hola soy Andy. Me encantaría hacer esta formación para sacarle el máximo partido con los niños y niñas con los que trabajo a diario. Es un tema que me encanta y me gustaría aprender técnicas para llevarlas a cabo. Mi nombre completo es Andrea Otero González y mi email es andyotero.coachpersonal@gmail.com.
    Os deseo una feliz semana, un bikiño

    ResponderEliminar
  5. Tatiana Villaverde Ramallal
    villaverdetatiana56@gmail.com
    Me encanta el yoga y quiero retomar mi práctica de MindfilMindy compartirla con los peques!

    ResponderEliminar
  6. Holaaaa desde que hice la formación de OM shreem Om se ha abierto un nuevo camino por el que quiero seguir.. Y creo que con esta formación completo otra parte.

    Adriana Martínez Losada

    Adriana.martinez.losada@gmail.com

    ResponderEliminar
  7. Hola:) me encantaría tener esta oportunidad para seguir formandome en el mundo yogui y crecer personal y profesionalmente. Tania Martínez taniamtmz@gmail.com Gracias Namaste

    ResponderEliminar